07 Feb 2017   /   0 comments

Cómo evitar la depreciación de tu coche y utilizarlo en un préstamo

Paul

No vamos a aportar nada nuevo con esta afirmación: todos los automóviles sufren una depreciación a lo largo del tiempo. De hecho, la depreciación es el factor negativo más notable en los automóviles, muy  superior a los costes combinados de combustible, mantenimiento, pago de impuestos y seguro. Pero, a pesar de  que tu coche va a perder valor con el tiempo, existe una fórmula para minimizar el  impacto y quizas evitar la depreciación de tu coche.

Si tu objetivo es disfrutar para uso privado de tu coche durante muchos años, tal vez esta fórmula no te interese demasiado. Pero si crees que en algún momento puedes necesitar ofrecer tu coche como garantía para solicitar un préstamo de título de auto, no dejes de leer este artículo.

Evita la depreciación con la compra inteligente

La depreciación es un fenómeno raro que es difícil de cuantificar ya que no todos los coches y motos lo experimentan al mismo ritmo. Entre los factores que afectan a los diferentes ratios de depreciación podemos citar el fabricante, marca y modelo; la edad, la historia y estado del vehículo de que se trate; los valores de oferta y la demanda en un lugar determinado.

Teniendo en cuenta todos estos factores, la teoría de la compra inteligente determina un punto conocido como como el punto clave de venta, o el momento óptimo para deshacernos de él.

Conoce el punto clave de venta de tu automóvil

Calcular el momento exacto en el que le podemos sacar el máximo provecho a la venta de nuestro automóvil usado es muy sencillo y se basa en tres pasos:

  • Compra de un vehículo usado, cuya antigüedad máxima sea de dos años. Preferiblemente, más nuevo.
  • Utilización de dicho vehículo durante un período de vida máxima de entre tres y cuatro años.
  • Venta del vehículo usado en un plazo máximo de entre cuatro y cinco años desde el momento de su adquisición.

 

Vamos a ver ahora con más detalle cómo cada uno de estos tres puntos ayuda a combatir la depreciación de tu coche.

Compra de un vehículo usado, cuya antigüedad máxima sea de dos años.

En promedio, los coches nuevos pierden entre un 10% y un 11% de su valor de mercado en el momento justo en que salen del concesionario.

Poco antes de alcanzar el año de antigüedad, ese mismo vehículo va a perder un 10% adicional como promedio. A partir de ese momento, el porcentaje de depreciación se estabiliza en los años siguientes. Por lo tanto, para minimizar los efectos de la depreciación, debes siempre intentar comprar un coche que ya haya experimentado el 20% de depreciación de su valor inicial durante su primer año de vida.

Trasladémoslo a euros. Un automóvil nuevo promedio tiene un precio de 27.660 euros, y pierde más de 7.400 euros de valor de mercado durante su primer año de utilización. Ese mismo automóvil tan sólo perderá aproximadamente 6.000 euros de valor durante el segundo, tercer y cuarto años consecutivos combinados.  Es decir, ha perdido 1.400 euros más en sólo un primer año, que durante los siguientes tres años juntos.

Utilización del vehículo un máximo de tres o cuatro años.

Este es el período en el que se alcanza el “Punto Clave”. Hay muchas ventajas de ser el propietario de un vehículo usado semi-nuevo. Ya ha sufrido el efecto de la depreciación inicial,  lo que significa que se puede comprar a un precio asequible. Sin embargo, dicho vehículo todavía cuenta con características tecnológicas de última generación, no se trata ni mucho menos de un coche antiguo. Adicionalmente, dentro de ese período todavía es habitual que el coche cuente con garantía de reparaciones, lo que evita a su futuro propietario arriesgarse a costosas reparaciones en caso de avería.

Venta del vehículo tras cuatro años de uso.

Alrededor del sexto año de vida de un vehículo, se experimenta la caída de valor más pronunciada en la segunda depreciación. Este plazo puede variar según el tipo de vehículo, pero por lo general se produce entre los seis y siete años de antigüedad ¿A qué se debe este fenómeno.

Alcanzado dicho plazo, la mayor parte de los vehículos necesitan revisiones y cambios de piezas. Por ejemplo, sustitución de los neumáticos y otros componentes después de seis años de utilización. En este período, la curva negativa de valor de vehículos cae en picado. Aprovechar ese momento para vender nuestro vehículo nos ayudará a sacarle la máxima rentabilidad.

A mayor valor de tu vehículo, mayor importe de préstamo podrás solicitar.

Como comentábamos al principio de este artículo, esta técnica para obtener la mayor rentabilidad posible a los automóviles usados es especialmente útil si queremos o debemos ofrecerlo como garantía en un futuro préstamo.

Los préstamos de titularidad de vehículos se conceden a cambio de que el propietario de un coche o moto lo ofrezca como garantía de devolución. El importe máximo del préstamo concedido variará en función del valor de mercado del automóvil que se ofrece como garantía. Así pues, a mayor valor de mercado, más elevado será el importe del préstamo que consigas.

© TFC Title Loans
All Rights Reserved

Follow Us

Lenders Law Licence Number by DBO 6038192