08 Feb 2017   /   0 comments

Cómo llegar a final de mes sin morir en el intento

Paul

¡Es primero de mes y tu nómina ha sido ingresada! Ahora ya puedes comprar ese nuevo gadget con el que te has encaprichado y tal vez salir fuera a celebrarlo con una buena cena y unas copas en el bar de moda. Pero, ¡espera! ¿Cómo va a llegar a final de mes de esta manera? Vayamos por pasos… Tal vez lo lógico sería pagar primero el alquiler o la hipoteca, asegurarte de que puedes pagar las facturas del teléfono, la luz, el gas y el agua. Seguramente también tengas algunos gastos fijos mensuales como el gimnasio, los recibos del seguro de tu coche o moto, esa visita pendiente desde hace meses al dentista, etc.

¿Todavía te queda presupuesto para los caprichos? Tal vez el mes que viene…

No es ningún secreto que la mayoría de familias de clase media y baja en España están atrapados en el círculo vicioso de vivir al día cada mes. Debido a que un gran porcentaje –sino su totalidad- de los ingresos se van directos en cubrir los gastos fijos mensuales, no queda margen alguno para el ahorro y la previsión.

Es difícil afrontar imprevistos cuando se vive al día cada mes, pero romper ese círculo vicioso es posible. En este artículo te desvelamos cinco útiles estrategias para recortar gastos y dejar de vivir al día:

Si cobraras menos, gastarías menos ¿verdad?

Todos adaptamos nuestro nivel de gasto mensual a nuestros ingresos fijos. Cobrar menos no significa pasas hambre, sino recortar gastos y adaptarse a tu nueva realidad económica. Pero ¿no sería mucho más útil recortar los gastos mientras sigues cobrando el mismo sueldo?

Aunque es más fácil decirlo que hacerlo, “recortar” tu sueldo es la única solución para dejar de vivir al día. Una vez te hagas a la idea (ficticia) de que cobras un importe inferior al real, podrás empezar a tener dinero en tu cuenta corriente a final de mes y mejorarás en la gestión de tu economía familiar.

Empieza descartando los gastos más superfluos como comidas fuera, caprichos o vacaciones antes de verano. Asegúrate de empezar poco a poco y fíjate el objetivo de ahorrar un 10% de tu sueldo. Veras que rápidamente te adaptas y de que tu vida sigue –prácticamente- igual a lo que era antes del “recorte”. A medida que te vayas sintiendo cómodo con tu nueva situación, sigue con recortes cada tres o cuatro meses ¡cada vez será más fácil!

Establece un presupuesto y ajústate al mismo

Utiliza cualquier planificador de presupuestos que encontrarás online o las numerosas aplicaciones para móvil que hay actualmente en el mercado. Te ofrecerán la ventaja de organizar e identificar tus gastos y podrás detectar al momento todos aquellos gastos extra que podrías haber evitado.

Trabaja para acumular un rinconcito para las emergencias

La vida está llena de sorpresas inesperadas. Averías en casa o en tu coche que necesitan ser reparadas, la rotura de un diente o una caries que aparece, una enfermedad que te retira por unas semanas de tu trabajo o que requiere de un tratamiento caro… Las urgencias están siempre presentes.

Aunque sea una pequeña cantidad, siempre es importante contar con un rinconcito para cubrir los gastos inesperados en caso de que aparezca una urgencia.

Una vida más sencilla no tiene por qué ser una vida peor

Llegado el momento en que el que crees que ya no puedes –o no quieres- seguir recortando más en gastos mensuales, debes empezar una revisión de tus actividades desde otro ángulo. Simplificar tu vida implica llevar una vida igual de activa y atractiva, pero más barata. ¿Eres un fanático del deporte? Tal vez dejar el gimnasio y ahorrar en su cuota mensual te pueda parecer una barbaridad, pero tienes un montón de opciones. Empieza a correr por tu ciudad por las tardes o noches, haz ejercicio en los columpios de los parques y jardines y al llegar a casa haz tus estiramientos. No sólo seguirás igual de activo que cuando ibas al gimnasio, sino que –además- te beneficiarás del aire libre.

Aplica el mismo principio a todas tus actividades y verás cuánto puedes llegar a ahorrarte cada mes. ¿Es necesario vivir en un piso en el que no usas jamás una de las habitaciones? Múdate a uno más pequeño y barato, ¿De verdad te gusta tanto comer fuera? Aprende a cocinar y te sorprenderás de lo agradable que resulta preparar y comer tus propios platos. Piensa siempre en qué actividades puedes recortar un poco tus gastos.

¿Deudas pendientes? Págalas cuanto antes

Las deudas son una de las principales causas de vivir al día y, de hecho, son un pez que se come su propia cola. Cuanto antes liquides tus deudas, antes romperás el círculo. Ponte manos a la obra inmediatamente y establece un plan a corto o medio plazo para librarte de todas ellas. Si tienes varias deudas, atácalas una a una; una buena técnica es reducir las cuotas en todas menos en una y pagar el doble o el triple cada mes en esa hasta que se liquide. Una vez liquidada, repite el proceso con otra.

How Much Cash Can i Get?

© TFC Title Loans
All Rights Reserved

Follow Us

Lenders Law Licence Number by DBO 6038192