21 Feb 2017   /   0 comments

Las condiciones más comunes de un préstamo

Paul

Todos hemos oído hablar de los tipos de interés, las cuotas y los términos y condiciones que rigen los contratos de cualquier tipo de préstamo. Pero ¿Sabemos realmente lo que significa cada uno de estos conceptos? Si estás pensando en solicitar un préstamo, deberás leer este artículo con atención para estar preparado para las condiciones más comunes de un préstamo y evitar posibles problemas.

En primer lugar, hay que destacar en que no hay diferencia alguna entre los préstamos que te ofrece un banco y los que ofrecen otros tipos de entidades financieras. Todas las condiciones quedan recogidas en el contrato que vas a firmar antes de recibir tu dinero y cada uno de los términos que se detallan en él se verá reflejado en las cuotas mensuales que deberás abonar hasta liquidar totalmente tu deuda.

Asegúrate de que antes de firmar tu contrato, has obtenido una copia para su revisión. Lee detenidamente todos y cada uno de los apartados y, si tienes dudas, consulta a la propia entidad o –mejor aún- a un experto en finanzas. Los términos que se utilizan en las cláusulas pueden ser algo complicados de entender, pero con un poco de investigación te familiarizarás con ellos. Es mejor que te tomes este esfuerzo antes de la firma, ya que luego puede ser demasiado tarde como para volverse atrás en tu decisión.

Hay mucha gente interesada en conocer cuáles son los términos y las condiciones más comunes que se incluyen en un contrato de préstamo y saber así dónde están sus límites de responsabilidad en respecto al pago de las cuotas mensuales, qué ocurre en caso de retraso en un pago y qué consecuencias puede tener un impago. Aquí encontrarás un resumen de los términos más utilizados:

Período de pago

Significa el plazo límite que el beneficiario del préstamo tiene para liquidar la deuda en su totalidad –préstamo más los intereses correspondientes- al banco o entidad financiera. Para préstamos de un importe bajo, como los que puedes necesitar para pagar un imprevisto, reservar una vacaciones o realizar pequeñas reparaciones en tu casa, el período más habitual suele oscilar entre los doce y los treinta y seis años (entre uno y tres años). En las cláusulas del contrato se debe especificar las condiciones para una amortización antes de tiempo, es decir qué pasa si alguien decide devolver todo el dinero antes de tiempo. En algunos casos, podrá hacerlo libremente sin pagar intereses extra, mientras que en otros se verá obligado a amortizar tanto el importe pendiente hasta el momento como los intereses que se acumularían en los plazos que adelanta.

Otra clausula fundamental para revisar con lupa es la que hace referencia tanto a los retrasos en los pagos de las cuotas mensuales, como en su impago. Lo más normal es que un retraso se penalice con intereses extra más un recargo por los trámites de cobro, mientras que el impago es más grave, pudiendo derivar en un juicio y el embargo de los bienes declarados como garantía del préstamo.

Métodos de pago 

En este apartado, hay que distinguir dos grandes grupos. Los préstamos de un banco normalmente obligan al beneficiario a ser cliente del mismo y tener una cuenta corriente o de ahorro. Así pues, los pagos de las cuotas mensuales se tramitan a través de dichas cuentas bancarias.

En el caso de otras entidades financieras, especializadas en público con problemas en sus historiales crediticios que pueden llegar a no tener una cuenta bancaria, el rango de métodos de pago es mucho más amplio e incluye cheques, transferencias y pago con tarjeta de crédito o a través de medios de pago electrónico.

Tipos de interés

El banco o prestatario te cargará un extra aparte del importe del préstamo. A este porcentaje extra se le conoce como tipo de interés y es clave para calcular cuánto te va a costar pedir dinero. Las cuotas mensuales (el dinero que pagarás cada mes) estarán compuestas por una parte de la deuda total (amortización) y de otra parte correspondiente a los intereses.

Habitualmente, en una cuota mensual, la parte de intereses es mayor que la de amortización en los primeros pagos, y va disminuyendo una y aumentando la otra en función del tiempo que llevas pagando. Así pues, es normal que tras los primeros seis meses de pagos de cuotas de un préstamo, el importe adeudado todavía siga siendo muy similar al total del préstamo solicitado. A partir de la mitad del período de duración del préstamo, verás cómo la deuda empieza a disminuir de una manera más proporcional.

Finalidad del préstamo

Algunos bancos y otras entidades financieras pueden especificar en sus contratos cuál es la finalidad única a la que puede dedicarse un préstamo y queda reflejado en los términos y condiciones de los mismos.

Ten en cuenta que estos tres son sólo unos de los términos más comunes que se pueden incluir en tu contrato de préstamo. Recuerda en todo momento que en el momento de firmar estás asumiendo una serie de obligaciones que deberás cumplir hasta la finalización de tu préstamo y que no cumplirlas te puede acarrear serias consecuencias.

© TFC Title Loans
All Rights Reserved

Follow Us

Lenders Law Licence Number by DBO 6038192