02 Mar 2017   /   0 comments

Trucos para recuperar tu economía después de Navidad

Paul

Las Navidades son una época de reuniones familiares, comidas, regalos… ¡y demasiados gastos para tu economía! Todos sabemos lo dura que puede ser la famosa cuesta de enero para tu bolsillo, así que aquí tienes unos consejos para ayudarte a recuperar lo antes posible tu economía después de Navidad .

Si te has pasado de presupuesto durante la Navidad, no le des más vueltas. Lo hecho, hecho está; se trata de buscar soluciones e intentar que la recuperación afecte lo menos posible a tu día a día.

Controla tu economía personal

Enero es un buen mes para elaborar la lista de buenos propósitos. A la habitual lista de apuntarte al gimnasio, dejar de fumar y aprender idiomas, añade –y en primer lugar- una reestructuración de tu economía personal.

Con una serie de sencillas reglas no solo serás capaz de reconocer el impacto global que todos tus gastos tienen en tu economía, sino que podrás realizar algunos ajustes para que el balance pase de números rojos a ahorro.

Deshazte de las deudas: afronta el año con el objetivo de pagar completamente tus deudas. En caso de que éstas sean muy elevadas y el objetivo no sea realista, plantéate la devolución del mayor porcentaje posible.

Elabora un listado con las personas a las que debes dinero y las cantidades. Una solución ideal pasa por solicitar un préstamo personal y devolver todas tus deudas de una sola vez. La gran ventaja es que tendrás que gestionar los plazos mensuales con tu banco en vez de tener que recordar la lista completa de amigos y conocidos que te han prestado algún dinero.

Sé plenamente consciente de tus ingresos y tus gastos: Tómate el tiempo de sentarte un par de horas delante de tu ordenador y crea una hoja de cálculo con tus ingresos y tus gastos. Es la manera más sencilla de ver el diferencial entre el dinero que te va a entrar y el que va a salir.

En el apartado de ingresos, introduce tu sueldo y cualquier otro concepto positivo. En el de gastos, aparte de los gastos fijos mensuales como alquiler, teléfono, gas y agua, añade también un apartado de gastos extra inesperados como visitas al dentista, reparaciones de tu coche o moto, etc.

Con esta sencilla técnica te darás cuenta de algo muy importante. Si bien los ingresos son bastante difíciles de variar (a no ser, claro está, que cambies de trabajo por uno mejor o que seas ascendido en tu empresa con un mejor sueldo), la clave para el ahorro está en un control estricto de los gastos. Con la hoja de cálculo a doce meses vista, resulta muy fácil ver el impacto que tiene sobre tu economía personal eliminar uno o dos gastos mensuales fijos.

Reestructura tus gastos: ¿Realmente necesitas estar suscrito a tantas revistas? ¿Pagar dos líneas diferentes de teléfono? ¿Comer o cenar fuera cada día? Analiza con detalle en qué estás gastando tu dinero y utiliza una hoja de cálculo para desglosarlos y tener así una idea del coste total que algunos gastos que parecen superfluos representa a final de año ¡te sorprenderás!

Una vez seas consciente del coste total anual de cada uno de tus gastos, podrás establecer una lista de prioridades y eliminar todos aquellos que no sean imprescindibles. Verás que prescindiendo de algunos de ellos vas a poder permitirte algún capricho extra una o dos veces al año o –incluso- pagar el coste de aquel viaje que siempre has deseado hacer.

No gastes fuera lo que puedes consumir dentro: El origen de muchos gastos radica en la falta de previsión. No has tenido tiempo de comprar azúcar o café y necesitas salir al bar de la esquina a tomarlo. Te levantas con el tiempo justo de ducharte y salir disparado para el trabajo, por lo que debes pagar por el desayuno. Llegas a casa y la nevera está vacía y no te queda otra opción que encargar una pizza a domicilio.

Este tipo de gastos no solo son muy fáciles de erradicar con un poco de planificación, sino que además representan un porcentaje muy elevado del gasto total anual en una economía media.

Tomemos como ejemplo el café. Por el precio de dos o tres cafés servidos en un bar puedes comprar suficiente café molido, leche y azúcar para diez o quince cafés preparados en casa ¡cinco veces más! Ahora haz la misma cuenta con el desayuno, la comida y la cena y verás por dónde se está escapando tu dinero.

No lo uses si no es necesario: El gasto en gas, agua, electricidad y teléfono es otro de los apartados en los que puedes ahorrar un poco cada mes (y mucho en un año).

Asegúrate de no dejar los electrodomésticos encendidos durante la noche ni cuando sales de casa por unos días. El sistema de stand-by que incorporan las televisiones, pantallas de ordenador y equipos de música consumen energía que acabas pagando.

El consumo de agua puede limitarse aplicando unas reglas muy sencillas. Repara cualquier grifo que gotee, no dediques más tiempo del necesario mientras te duchas, mantén el grifo apagado mientras te cepillas los dientes, haz lo mismo mientras friegas los platos. Tu bolsillo lo agradecerá a final de mes.

 

© TFC Title Loans
All Rights Reserved

Follow Us

Lenders Law Licence Number by DBO 6038192